La mayoría de los especialistas no conocen esta terapia y aún no es convencional en la senda de los tratamientos. Igual que todos los tratamientos nuevos, lleva tiempo convencer a una gran parte de la profesión médica. La ventaja de esta terapia es que no hace daño al organismo, además tiene tasas de éxito más altas que los tratamientos convencionales de acuerdo con varios informes clínicos.