Las células dendríticas necesitan ser impregnadas del material canceroso (p.e. antígenos) que solo existen en el cuerpo afectado. Cuanto más pronto se del tratamiento, más fácil será para el sistema inmune luchar contra el cáncer. Por otra parte – incluso en casos terminales puede alargar la vida y mejorar la calidad de esta dependiendo del caso. Además, como tratamiento paliativo la TCD puede – si la cura ya no es posible – reducir el dolor y mejorar la calidad de vida.