Elegir la TCD como la primera opción mínimamente invasiva y no-tóxica no te limita o restringe de la oportunidad de recibir otro tratamiento si se considerara necesario.