El tratamiento por sí mismo solo suponen 2 semanas y el paciente únicamente se somete a una extracción de sangre y una inyección de suero (aproximadamente 9 días después). El sistema inmune entonces empieza a trabajar durante mucho tiempo reconociendo las células de cáncer.